4 razones para conectar la cuenta corriente con la poliza de credito

Uno de los asuntos que más dinero le puede costar a un autónomo o a una pequeña empresa es el hecho de no interconectar la cuenta corriente con la póliza de crédito del negocio, así que en esta entrada explicaré con argumentos 4 razones para conectar la cuenta corriente con la poliza de credito.

Lo primero que tienes que saber es que lo habitual es que el banco salvo que tú se lo solicites expresamente no interconecte tu  cuenta corriente con  tu póliza de crédito.

Normalmente los recibos de nuestros servicios básicos están domiciliados en la cuenta corriente (el teléfono móvil, la luz, el agua, el adsl, licencias de software, etc……) y en ocasiones vamos muy justos de liquidez a final de mes. En estas ocasiones depende de la relación que tengas con tu banco pueden pasar dos cosas:

  1. Que los recibos que lleguen esos días se devuelvan porque no hay saldo en la cuenta corriente.
  2. Que el banco te autorice a cargar los recibos aunque no te quede dinero en la cuenta, lo que te va a generar un descubierto en la cuenta corriente.

En ambos casos el coste va a ser elevado. Devolver un recibo te puedo ocasionar problemas con algún proveedor de servicios ( esto es un coste reputacional), y que el banco te autorice a atender los recibos en descubierto te va a suponer un coste económico. Los bancos por el descubierto en la cuenta corriente cobran dos conceptos:

  1. Interés de descubierto sobre el importe que tengas en rojo. Esté interés suele ser superior al 25% anual.
  2. Un importe adicional a sumar al interés anterior en forma de comisión por descubierto, si ese descubierto se mantiene en tu cuenta más de un número de días, que en la mayoría de los casos son 3 días. Ese importe suele ser superior a 30 euros en casi todas las entidades

Supongamos que el banco te hace el favor de atenderte un recibo por ejemplo de 60 euros. Si atiendes el descubierto (la cuenta la dejas a cero o en positivo)  en más de 3 días, el banco te va a cobrar por esto un recibo de entre 30 y 40 euros en el que incluirá la “comisión de descubierto” ( algo más de 30 euros) y los intereses de demora ( en un recibo de 60 euros va a ser muy poco dinero si lo pagas en unos días, tan sólo céntimos de euro).  Así que un recibo de 60 euros se puede casi duplicar en unos días. Si en lugar de ser sólo un recibo de 60 euros son varios y suman importes de 600, 800 euros ….y tardas un par de semanas en liquidar el descubierto los intereses de demora ya no van a ser céntimos, sino que van a costarte al menos 10 euros.

He trabajado con clientes que mantienen al menos medio mes descubiertos de entre 3.000 y 10.000 euros. No es una práctica que recomiendo, pero desgraciadamente algunas empresas pagan a sus proveedores antes de cobrar de sus clientes y todos los meses tienen un desfase que sólo pueden cubrir tirando de descubierto con el visto bueno del banco. Esta práctica sí que es costosa, ya que hablamos de importes de descubiertos elevados. Cada mes va a suponer un coste para ti de unos 75 euros (si el descubierto es de unos 3.000 euros y se mantiene cada mes unos 15 días) o de 155 euros ( si el descubierto es de 10.000 euros y se mantiene cada mes unos 15 días).

Para ver cuanto supone de más respecto a otras opciones podríamos compararlo con una cuenta de crédito o póliza de crédito que tengamos con el banco para utilizarla cuando no tengamos dinero en la cuenta corriente (en lugar de pedir al banco que nos autorice un descubierto). Supongamos que nuestra póliza de crédito está firmada a un tipo de interés del 7,5% (es un tipo que podemos entender como medio en las circunstancias actuales). Si necesitamos 3.000 euros durante 15 días para atender nuestros recibos, esto nos costaría sólo unos 9 euros en concepto de intereses. Pedir 3.000 euros de descubierto para medio mes nos cuesta unos 75 euros, por lo que tener una cuenta de crédito para estos desfases de liquidez nos puede ahorrar cada mes unos 66 euros, que supone 792 euros al año.

Si nuestros descubiertos cada mes en lugar de ser de 3.000 euros están en 10.000 euros, utilizar la cuenta de crédito esos 15 días nos va a costar sólo 31 euros. Que el banco nos autoricen ese descubierto cada mes hemos visto que nos iba a costar unos 155 euros, por lo que el ahorro mensual que supone utilizar una cuenta de crédito en lugar de descubiertos es para este importe de unos 124 euros cada mes, que supone 1.488 euros/año.

Así que si cada mes necesitas descubiertos puntuales en tu cuenta para atender recibos estas son mis dos recomendaciones:

  1. Pide a tu banco una cuenta de crédito o póliza de crédito por el importe de estos descubiertos habituales.
  2. Pide a tu banco que conecte la cuenta corriente de tu negocio (en la que tienes domiciliada tus recibos generales) con la póliza de crédito.

Conectar tu póliza de crédito con la cuenta corriente va a hacer que sin que tengas que pedir nada a nadie del banco cuando llegue un recibo a tu cuenta se atienda y se cargue el importe en la cuenta de crédito en lugar de ocasionar un descubierto en la cuenta corriente.

Para terminar estas son las grandes ventajas  para tu negocio de interconectar la póliza de crédito con la cuenta corriente:

  1. Hasta el límite de tu póliza de crédito (3.000 euros, 5.000 euros, lo que hayas firmado con el banco) no se devolverán recibos cuando no tengas dinero en tu cuenta corriente.
  2. La imagen de tu empresa con tus proveedores a los que atiendes con recibos domiciliados en la cuenta va a mejorar, ya que no les devolverás los recibos. El devolver recibos como hemos visto puede tener un coste reputacional importante con tus proveedores de servicios.
  3. La imagen de tu empresa con el banco también se ve reforzada, porque si recurres a descubiertos vas a tener cada mes o cada vez que ocurra que pedir favores. Esto puede hacer que cuando se surja cualquier un contratiempo importante quizá tengas todos los cartuchos agotados.
  4. El coste económico para ti de tener una póliza de crédito va a ser muy inferior a pedir descubiertos. Hemos visto que si tienes descubiertos 15 días cada mes, en el caso de 3.000 euros el ahorro anual es de 792 euros, y que en el caso de descubiertos de 10.000 euros el ahorro anual asciende a 1.488 euros.

Si esta entrada te ha resultado útil, por favor compártela en redes sociales. Gracias

También te puede interesar:

3 claves para elegir banco.

Los 5 puntos a negociar en la cuenta corriente de tu proyecto.

Silvia

Foto bajo derechos creative commons cortesía de 401(k)2013

Opt In Image
SUSCRÍBETE AL BLOG

¡ Hola, TE INVITO A SUSCRIBIRTE AL BLOG !

Así recibirás algunas de las nuevas entradas, que siempre las creo pensando en todo aquello que tiene valor para quien está creando su proyecto o quiere darle un impulso. Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos por mail e invitarte a eventos organizados por la empresa. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en SILVIA CARAVANTES CANTERO estamos tratando tus datos personales, por tanto tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos. Ten en cuenta que al suscribirte aceptas nuestra política de privacidad.

About Silvia

Silvia Caravantes, Licenciada en Administración y Dirección de Empresas, especializada en Propiedad Industrial, Finanzas y Copywriting. Puedes contratar mis servicios si vas a registrar una marca, nombre comercial o logotipo, o estás en un proceso de oposición o recurso de alzada. Desde hace un año también trabajo de copywritter para otros proyectos online, planificando su calendario de publicaciones con el propósito de crecer en clientes y ventas. Si quieres que trabajemos juntos no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Puedes dejar aqui tu comentario. Gracias