Cómo calcular el beneficio operativo de un negocio

En el post anterior sobre finanzas explicamos cómo calcular el margen bruto de un negocio. Hoy vamos un paso adelante y explicaremos cómo calcular el beneficio de explotación o beneficio operativo de un negocio. Para ello lo primero que te recomiendo es leer el post anterior que acabo de mencionarte. ¿Por qué? Porque hoy vamos a partir de esa variable: el margen bruto.

Cómo calcular el beneficio operativo de un negocio

beneficio operativo

Para empezar a calcular el beneficio operativo de tu negocio vamos a partir de la cifra obtenida de margen bruto. Una vez obtenida esta cantidad tendremos que restar dos variables:

1. Sueldos y salarios. Aquí tendremos que incluir el coste salarial de todos nuestros empleados en el período que estemos analizando (mes, trimestre, semestre o año). Esto significa que no has de incluir (restar) el líquido abonar al empleado, sino su sueldo bruto y el coste de seguridad social. Imaginemos un sueldo bruto de un empleado que tenemos contratado a media jornada de 6.000 €/año. El dinero líquido que cobra este empleado una vez descontadas retenciones de IRPF supone 4.980€. Veo muchos autónomos que en sueldos y salarios para sus previsiones de ampliación o de nueva financiación, incluyen el coste de lo pagado al empleado. En nuestro ejemplo 4.980€, cuando en realidad el coste para la empresa es de 6.000€ (el sueldo bruto del empleado) más el coste de seguridad social que es aproximadamente de un 32,50% (salvo que contemos con bonificaciones), en nuestro caso, 1.950€. Por lo que el coste salarial de este empleado es de 7.959€ y no de 6.000€. A esto tendremos que sumar nuestra remuneración como trabajador propietario, que aunque en el arranque sea simbólica, habrá que tenerla en cuenta. Supongamos por tanto que el coste total salarial del primer año es de 12.800€.

2. Gastos generales. El siguiente capítulo o variable a detraer del margen bruto para obtener el beneficio operativo o beneficio de explotación es el de los gastos generales del negocio. Aquí incluimos todos los suministros (luz, agua, teléfono, seguros) así como gastos de transporte si también los hay. En nuestro ejemplo vamos a suponer que estos gastos generales en el año se elevan a 4.000€.

Recapitulemos. Hemos partido de un margen bruto de explotación de 18.000€. Hemos tomado todos los sueldos y salarios que se elevan a 12.800€ y por último los gastos generales del negocio que en nuestro ejemplo se elevan a 4.000€. Esto da como resultado un importe de 1.200€, que es el beneficio operativo de nuestro negocio o beneficio de explotación. Es lo que en muchos manuales llaman EBITDA (Earnings before interest, taxes, deprecitation and amortization). Es el beneficio calculado como margen menos gastos operativos (sueldos y salarios y gastos generales). O lo que es lo mismo, es el beneficio antes de gastos financieros y amortizaciones. Y si el negocio va bien debe ser suficientemente grande como para pagar las nuevas inversiones, devolver la deuda y pagar a los socios (Hacienda, que ya sabemos que “somos todos” y los accionistas de la empresa, sea un empresario individual o una multinacional).

Al igual que decíamos cuando hablábamos del margen bruto podemos poner estos importes en comparación con el importe de las ventas (ingresos netos de explotación) lo que nos dará un porcentaje tanto de sueldos salarios (respecto de los ingresos netos de explotación), gastos generales y finalmente beneficio operativo. Estos porcentajes nos sirven por un lado para compararlos con los del sector y por otro para hacer gestión de puertas adentro. Vemos qué porcentajes de las ventas se nos va en sueldos y salarios y en gastos generales, así como el beneficio operativo. Podemos ver la evolución de estas variables y porcentajes en los períodos a estudio (meses, trimestres, trimestres o años).

En el post del margen bruto, este margen bruto lo desglosamos por línea de negocio (esto es por familia de productos o servicios), así que obteníamos un margen bruto de bollería, panadería y otros productos (las tres líneas de negocio de nuestro ejemplo). ¿Podemos seguir adelante con este desglose? ¿Es decir, podemos calcular el beneficio operativo de la bollería, panadería y de la otra línea de negocio “otros”? La respuesta es sí. Para ello tenemos 2 opciones:

• Que los sueldos y salarios y los gastos generales estén en nuestra empresa claramente diferenciados por línea de negocio, algo que puede ocurrir en empresa muy grandes, por lo que lo descartamos para la mayoría de las pymes.

• Que no estén claramente diferenciados, algo habitual. En este caso, podemos establecer como criterio general asignar sueldos y salarios y gastos generales de forma proporcional a las líneas de negocio. En nuestro caso vamos a dividir entre tres ambas variables.

Por lo tanto, si no podemos asignar de forma clara a cada línea de negocio de nuestra empresa sueldos y salarios (12.800€) y gastos generales (4.000€) un criterio de asignación es dividirlos entre 3 (ya que son 3 las líneas de negocio), lo que nos da un importe de 5.600€.

Volvamos al post del margen bruto para obtener los beneficios operativos de cada línea de negocio.

Beneficio operativo bollería: Margen bruto bollería – (Sueldos y Gastos Generales): 11.000€ – 5.600€ = 5.400€. Esto es, el beneficio operativo que nos aporta la bollería asciende a 5.400€.
Beneficio operativo panadería: Margen bruto panadería – (Sueldos y Gastos Generales): 5.000€ – 5.600€ = – 600€. Esto significa que esta línea de negocio de panadería arroja una pérdida operativa de 600€.
Beneficio operativo “otros” (leche, huevos, agua): Margen bruto otros – (Sueldos y Gastos Generales): 2.000€ – 5.600€= -3.600€. En este caso esta línea de negocio nos da una pérdida operativa de 3.600€.

Puedes comprobar que estas 3 cifras arrojan una suma total de 1.200€ que hemos visto que es el beneficio operativo del negocio. El ir desglosando la cuenta de explotación no de todo el negocio sino por líneas de productos o servicios nos puede permitir descubrir por ejemplo qué líneas son rentables y cuales no lo son.

Este reparto de sueldos y salarios y gastos generales puede tener sentido en un negocio en el que los esfuerzos en estas partidas de gastos se hace casi por igual en todas las líneas de negocio. En el ejemplo de esta panadería – bollería sería un despacho que no elabora nada y que compra todo en un obrador. En caso de que sí se elaboren allí el pan y los dulces parece lógico imputar prácticamente la mayoría de los sueldos y salarios a las líneas bollería y pan y un porcentaje residual a la línea “otros”. En este caso imaginemos que un 45% de sueldos y salarios y gastos generales se imputan a la bollería, un 45% de sueldos y salarios y gastos generales se imputan a la panadería y un 10% se imputaría a “otros”. Recordemos que sueldos y gastos generales sumaban 16.800€, por lo que esta propuesta de reparto nos da: a bollería 7.560€ (45%), a panadería 7.560€ (45%) y a “otros” 1.680€ (10%).

De esta forma el beneficio operativo de 1.200€ se desglosaría así:

Beneficio operativo bollería: Margen bruto bollería – (Sueldos y Gastos Generales): 11.000€ – 7.560€ = 3.440€. Esto es, el beneficio operativo que nos aporta la bollería asciende a 3.440€.
Beneficio operativo panadería: Margen bruto panadería – (Sueldos y Gastos Generales): 5.000€ – 7.560€ = – 2.560€. Esto significa que esta línea de negocio de panadería arroja una pérdida operativa de – 2.560€.
Beneficio operativo “otros” (leche, huevos, agua): Margen bruto otros – (Sueldos y Gastos Generales): 2.000€ – 1.680€= 320€. En este caso esta línea de negocio nos da un beneficio operativo de 320€.

En un despacho en el que los dos empleados pasan la mayor parte de las horas con la elaboración y preparación de los dulces y pan hechos allí mismo es lógico imputar la mayor parte de sus sueldos y salarios y los suministros (luz, agua, gas…) a estas dos líneas de negocio ( bollería y panadería) y asignar una parte residual a los productos en los que no se invierte tiempo de trabajo, sino que se compran terminados y se venden en el punto de venta.

La primera gran diferencia de este criterio frente al anterior es que la línea de negocio “otros” pasa a tener beneficio operativo positivo. Sin embargo vemos que en panadería la pérdida operativa se acentúa. Esto puede indicarnos que quizá en esta línea hay que llevar a cabo un replanteamiento, subir ligeramente los precios para reducir la pérdida operativa y quizá analizar los precios/proveedor. Obtener la misma materia prima (calidad) un 5% más barata puede ayudar en el objetivo propuesto.

Hay empresas en las que algunos sueldos y salarios así como algunos gastos generales se pueden imputar de forma directa a una línea de negocio y sin embargo otros gastos no. En este caso habrá que hacer cálculos imputando de forma directa algunos gastos a la línea de negocio concreta en la que se llevan a cabo y sin embargo para otros gastos habrá que establecer un criterio de reparto como el que acabamos de desarrollar, para finalmente imputando unos y otros saber qué productos y servicios aportan un beneficio operativo o beneficio de explotación positivo y cuales no lo aportan, para tomar las decisiones adecuadas.

Como veis esto es una materia apasionante. Gestionar nuestro negocio, haciendo lo que sabemos hacer pero haciéndolo mejor, de forma más eficiente, para obtener una mayor rentabilidad. Si quieres que te ayudemos a mejorar la rentabilidad de tu negocio ponte en contacto con nosotros.

Si te ha resultado útil el post, por favor compártelo.

Opt In Image
SUSCRÍBETE AL BLOG

¡ Hola, TE INVITO A SUSCRIBIRTE AL BLOG !

Así recibirás algunas de las nuevas entradas, que siempre las creo pensando en todo aquello que tiene valor para quien está creando su proyecto o quiere darle un impulso. Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos por mail e invitarte a eventos organizados por la empresa. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en SILVIA CARAVANTES CANTERO estamos tratando tus datos personales, por tanto tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos. Ten en cuenta que al suscribirte aceptas nuestra política de privacidad.

Puedes dejar aqui tu comentario. Gracias