Préstamo personal para una empresa

En este post vamos a hablar de los aspectos más importantes a analizar en un préstamo personal para una empresa. Estos son:

Préstamo personal para una empresa

 

Tipo de interés. El tipo de interés de un préstamo personal para una empresa suele ser un tipo de interés fijo. ¿Por qué?. Porque como ahora veremos estos préstamos personales suelen firmarse a un plazo de no más de 5 años. Los préstamos hipotecarios que se formalizan a plazos de 15, 20 años e incluso hasta 30 años, suelen firmarse con un tipo de interés variable, ya que las entidades no son partidarias de firmar el mismo tipo de interes durante plazos tan largos.

préstamo personal para una empresa

Creo que a todos nos sonará el Euribor, que es el índice de referencia más utilizado en la actualidad en los préstamos hipotecarios. De firmarse un préstamo personal para una empresa a tipo variable, en el contrato que firmemos, el banco utilizará un índice de referencia (suele ser el Euribor) y un diferencial sobre el Euribor. Ejemplo: “Euribor 12 meses + 3,75%”. Esto significa que el tipo de interés que te aplicarán será el 0,329 (Euribor a 12 meses del día 12 de diciembre) más el diferencial que te aplica el banco, que en el ejemplo es de 3,75%, lo que da un resultado de 4,079%, que es el tipo de interés que se aplicará durante un plazo determinado. Cuando el tipo de interés es variable, este tipo de interés cambia cada cierto tiempo, normalmente cada año. Esto significa que cuando pasa un año se ve cual es el valor del Euribor en ese momento, y se actualiza el tipo de interés que te aplica el banco durante otro año más, así que hasta que llega el vencimiento del préstamo.

Duración. Un préstamo personal para una empresa suele firmarse en plazos que van del año a los 5 años. Aunque también se ofrecen préstamos personales a 7 y 8 años no son los plazos más comunes. Algo que no valoramos  cuando comparamos distintas opciones es que alargar el plazo de un préstamo disminuye la cuota final (que es lo primero que miramos) pero incrementa la cantidad de intereses pagados en el total. Podemos utilizar el simulador de préstamos del Banco de España para poner un ejemplo. Imaginemos un préstamo personal para una empresa de 20.000 euros a un tipo fijo del 6,75%. Veamos cuantos intereses más pagaremos si firmamos el préstamo a 3 años o a 5 años. El préstamo a 3 años supone una cuota mensual de 615 €. De esta forma (con este plazo) se pagan 2.149 € de intereses cuando se termina de pagar el préstamo. Si firmamos el mismo préstamo personal pero en lugar de a 3 años lo hacemos a 5 años, la cuota mensual del préstamo baja a 394 euros/mes, por lo tanto pagamos 221 euros menos cada mes, pero ¿cuantos intereses vamos a pagar de más por alargar el plazo 2 años?.  En este caso pagamos unos intereses totales de 3.620 euros.  Así que en nuestro ejemplo alargar 2 años más el plazo o duración del préstamo nos supone pagar 1.471 euros más, un 68% más de intereses respecto a la operación de 3 años.  Si la duración fuese de 7 años, la cuota bajaría a 299 euros, pero ¿ y los intereses?.Suben a 5.151€ en toda la operación. Así que podéis ver que el mismo importe de 20.000 euros, al mismo tipo de interés fijo del 6,75% supone 2.149 € de intereses en 3 años y si firmamos la operación a 7 años los intereses se elevan a 5.151 €. Así que pagamos 3.002 euros más de intereses por alargar el plazo de 3 a 7 años en el préstamo personal. La diferencia es enorme.

Carencia. Un préstamo personal para una empresa puede plantearse con carencia sólo de capital o bien con carencia de capital e intereses. En el primer caso lo que harás es pagar intereses durante la vigencia de la carencia. La cuota del préstamo en este caso baja ya que no devuelves nada de capital durante la carencia, pero cuando acaba esa carencia lo único que has hecho es pagar intereses y debes aún el importe inicial del préstamo. También como he dicho, existe la posibilidad de no pagar ni capital ni intereses durante un número de meses, aunque no es muy habitual ya que los bancos al menos piden que se paguen los intereses. En determinados casos puede interesarte solicitar una carencia inicial si estás empezando un negocio y quieres una cuota más baja al comienzo, aunque al igual que explicaba con la duración, supone pagar más intereses en la operación.

Comisión de apertura y estudio. Aunque se trata de dos comisiones distintas, la mayoría de los bancos suelen hablarte de ellas de forma conjunta. Lo habitual es que ambas comisiones sean de al menos un 0,50% y puedan ser de hasta un 2% del montante de la operación. Es también habitual que cuanto más elevado sea el capital o principal del préstamo menores sean las comisiones de apertura y estudio.

Comisión de cancelación total y comisión de cancelación parcial. Lo habitual es que un préstamo personal para una empresa tenga comisión de cancelación total y parcial. En ocasiones hay bancos que dan la posibilidad de realizar cancelaciones parciales del préstamo sin coste y dejan la cancelación total con una comisión que puede ser incluso de un 4% o 5% por ciento.

Firma en notario. La mayoría de las entidades exigen que los préstamos se firmen ante notario, lo que supone un coste adicional a sumar al tipo de interés y comisiones pagadas

TAE. La TAE es una de las variables que los bancos están obligadas a publicar en su publicidad de un préstamo personal para una empresa. El significado de TAE es “tasa anual equivalente” y podríamos definirla de una forma poco académica pero sencilla como el coste real de la operación del préstamo que vas a solicitar. Además del tipo de interés hay que contemplar todos los gastos inherentes a la operación, como la comisión de apertura y estudio, o cualquier gasto adicional que conlleve la operación. Puedes calcular la TAE de un préstamo personal para una empresa en este simulador del Banco de España.

Todas estas variables que hemos ido analizando son negociables. Dependerá del importe de la operación planteada, del grado de vinculación que ya tengas con la entidad financiera, y de la venta cruzada de la operación que planteas, el establecer un proceso de negociación para intentar disminuir tipos de interés y comisiones.

Puede que también te interese leer estos otros post:

5 errores que cometemos al solicitar un préstamo.

Cómo conseguir un crédito para tu negocio.

Documentos financieros necesarios para un préstamo.

Si te ha resultado útil esta entrada por favor compártela en redes sociales. Gracias

Opt In Image
SUSCRÍBETE AL BLOG

¡ Hola, TE INVITO A SUSCRIBIRTE AL BLOG !

Así recibirás algunas de las nuevas entradas, que siempre las creo pensando en todo aquello que tiene valor para quien está creando su proyecto o quiere darle un impulso. Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos por mail e invitarte a eventos organizados por la empresa. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en SILVIA CARAVANTES CANTERO estamos tratando tus datos personales, por tanto tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos. Ten en cuenta que al suscribirte aceptas nuestra política de privacidad.

Puedes dejar aqui tu comentario. Gracias