Amortización acelerada de activos

La pasada semana publiqué un podcast sobre amortaciones llamado amortización de bienes de escaso valor. En él hablabamos de la posibilidad de amortizar libremente activos de importe inferior a 300 euros en el mismo ejercicio de la compra.  Hoy vamos a hablar de amortización acelerada de activos. Recordemos que en ambos casos hablamos de amortizaciones fiscales no de amortizaciones contables.

Amortización acelerada de activos

amortización acelerada

Lo primero es dejar clara la diferencia entre amortización libre y amortización acelerada:

  • Amortización libre supone la posibilidad de amortizar (llevar a gasto) a criterio del contribuyente (autónomo o empresa) el activo adquirido en el plazo que estime, que suele ser el mismo año en el que adquiere el bien. En el caso de la amortización libre podremos llevar a gasto la totalidad del bien adquirido el mismo año de la compra.
  • Por el contrario  la amortización acelerada supone partir de las tablas fiscales admitidas (ahora mismo las del art. 12 de la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades) y a los coeficiente lineales máximos de estas tablas,  se les podrá aplicar un coeficiente mutliplicador.  En este caso aceleramos la amortización pero no hasta el extremo de llevar integramente a gasto el importe de un activo el año de su compra.

A los autónomos acogidos al régimen de estación directa normal y simplificada le son de aplicación lo beneficios fiscales derivados de amortización acelerada contemplados en la nueva Ley del Impuesto Sobre Sociedades Ley 27/2014 para las empresas de reducida dimensión, de acuerdo al artículo 28 (reglas generales del cálculo del rendimiento neto) de la Ley 35/2006 del IRPF.

En concreto la Ley 27/2014 en su Capítulo XI, Incentivos fiscales para las entidades de reducida dimensión, establece en su artículo 101 que estos incentivos fiscales se aplicarán siempre que el importe neto de la cifra de negocios habida en el período impositivo inmediato anterior sea inferior a 10 Millones de euros, o sea el 99% de las empresas y autónomos de este país. Como hemos dicho antes, vamos a referirnos a la amortización acelerada de activos no a la libertad de amortización. La libertad de amortización que tiene otros requisitos legales para poder aplicarla.

Pues bien, el artículo 103 de la Ley 27/2014 establece para las empresas de reducida dimensión (recordemos que estos beneficios fiscales son de aplicación también a autónomos en estimación directa normal y simplificada) la posibilidad de multiplicar por 2 el coeficiente de amortización lineal máximo previsto en las tablas de amortización oficialmente aprobadas. Esta amortización acelerada es válida para elementos del inmovilizado material, inversiones inmobiliarias e inmovilizado intangible, ojo, siempre que en todos los casos el inmovilizado esté afecto a la actividad económica.

Por último para consultar el coeficiente de amortización lineal máximo al que se puede aplicar ese porcentaje multiplicador hay que irse al artículo 12 de la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades, en el que se fijan criterios y porcentajes para las amortizaciones.

Si este artículo sobre la amortización acelerada de activos te ha resultado útil por favor compártelo.