No hay soluciones mágicas en los negocios

Hace ya tres años que decidí poner en marcha este proyecto. Es poco y es mucho depende de la perspectiva desde la que lo analices. No puedo cuantificar las miles de horas que le he metido a este proyecto….sí, miles y miles de horas. Me hubiese encantado montarme en el carro del minimalismo en lo que al esfuerzo se refiere, pero se ve que en esto al menos sí que he fallado estrepitosamente.  Porque si algo me ha enseñado la vida hasta ahora es que nada viene regalado, todo hay que ganárselo,  y habitualmente cuesta lo suyo hacerlo.[Seguir leyendo]