Uso fraudulento de una marca

Internet ha revolucionado nuestra manera de hacer las cosas en todos los ámbitos de nuestra vida, personales y profesionales, nuestra forma de relacionarnos, de vender, dialogar y darnos a conocer, contactar y conectar con otros y mostrarnos ante los demás, nosotros mismos y nuestros proyectos, productos o servicios. Las redes sociales se han convertido en los últimos años en el máximo exponente de ese cambio relacional entre personas, empresas y consumidores. Este cambio ha ayudado a maximizar el alcance de las marcas pero también ha propiciado en muchas ocasiones el uso fraudulento de una marca o el aprovechamiento indebido de la misma por parte de terceros.[Seguir leyendo]